lunes, 18 de abril de 2011

Back to the future

Ayer por la mañana nos visitó la señora que me cuidó cuando yo era bebé. La verdad, no guardo muchos recuerdos de ella (yo solo era una bebita cuando quedaba a su cuidado), pero mis padres me cuentan que yo le decía "mamá" y que ella me colocaba de pie sobre su estomago para que yo bailara al ritmo de música norteña (Ojo, que hasta el día de hoy no ha quedado ni rastro de esas aficiones musicales).

El tiempo ha pasado, ella ya tiene más de cuarenta, un hijo de quince años, está viuda, sigue trabajando como sirvienta y se le dificulta muchísimo caminar debido a una caída que sufrió hace algunos años. Por mi parte, ya tengo casi veinticinco años, terminé la universidad, estoy trabajando y ya no queda mucho rastro de la chiquilla que bailaba al ritmo de música norteña (es más, ahora ya ni bailo. Definitivamente no siempre las cosas cambian para mejorar).

Mélida, así se llama la señora, dice que tengo cierto dejo de la chiquilla que ella conoció. La verdad, no estaba tan segura de ello, sin embargo, cuando ella dijo eso recordé que hace poco descubrí un blog en el que una fotografa exhibe su último experimiento artístico: Retrata a sus familiares y amigos con la misma vestimenta y en la misma la postura con la que fueron capturados por el lente de una cámara fotográfica durante su niñez.




Este proyecto fotográfico ha sido denominado "Back to the Future" (¡Sí, exactamente como la película) y es extremadamente sorprendente porque nos demuestra que muchas veces, a pesar del paso de los años, conservamos algunos rasgos fisonómicos de nuestra niñez, tal y como lo demuestra la muestra del proyecto "Back to the Future" (dén click sobre la imagen para verla más grande):