viernes, 16 de marzo de 2012

Conociendo su micromundo....

Fachada de la casa alquilada alguna vez por Truman Capote

Interior de una de las casas de Pablo Neruda. Nótese cómo el tema marítimo está presente en toda la habitación.

Fernando Pessoa describe en El libro del desasosiego la siguiente analogía: "Si la oficina de la calle de los Doradores representa para mí la Vida, este segundo piso mío, donde vivo, en la misma calle de los Doradores, representa para mí el Arte. Sí, el Arte que vive en la misma calle que la Vida, aunque en un sitio diferente. El Arte que alivia de la Vida sin aliviar de Vivir…"


Tal y como dijo Pessoa, no hay duda de que es en nuestros hogares en donde develamos nuestra vida secreta, quién verdaderamente somos o creemos ser. Por tanto, nuestra casa es un vehículo a través del cual los demás nos descubran, nos encuentran nos conocen y, al mismo tiempo, es el medio por el cual ventilamos nuestras manías, obsesiones, aficiones, estilo de vida y percepción de nosotros mismos y del mundo.


Entrar a la casa de alguien, es entrar a su micromundo. Por tanto, entrar a la casa del artista, del pintor o del escritor, es acceder a quien realmente él o ella es y, al mismo tiempo, es el medio por el que podemos entender su obra y su percepción del mundo y la vida.



Pero bueno, ¿por qué traigo este tema a colación? Porque en el sitio web del periódico "El País" encontré un fotoreportaje y un artículo, interesantísimos ambos, acerca de las peculiares casas de algunos de los artistas más icónicos. Para leer el artículo y disfrutar del fotoreportaje de click aquí y aquí.