jueves, 15 de marzo de 2012

Más vintage no podía ser...

Érase una vez una chica urbana que gustaba vestir con ropa vintage. Le gustaba tanto el glamour y la femeneidad que exudaban estas prendas, que decidió dejar su empleo y dedicarse a comprar, restaurar y vender preciosas piezas de ropa, accesorios y zapatos capaces de transportarse a la época en que las chicas se maquillaban los labios con rojo carmín yvestían sofisticadamente para ir de compras.
Un día esta chica decide hacer pública su pasión por lo vintage, y es entonces que crea un precioso blog titulado "Vintage Vally" en el que documentó sus compras de ropa y accesorios y los preciosos estilismo que creó con ellos.
Esta chica de carne, hueso y con el glamour y elegancia de antaño, nos ofrece en su blog las siguientes fotografías: