viernes, 2 de marzo de 2012

No siempre es malo quejarse...


Ya tengo varios días actuando bajo la inamovible premisa de no quejarme. Sin embargo, me he dado cuenta que no es tan sencillo y que a veces es hasta necesario para "exorcisar" los demonios internos y las furias reprimidas.

Así que, con ese firme propósito de evitar el "enquistamiento" de rencores y coleras, este día doy inicio a una nueva sección (la cual prometo no tendrá demasiada presencia en este blog) titulada "No siempre es malo quejarse".

Y bien, para dar por inaugurado este espacio de quejas, empezaré quejándome por no entender el lenguaje "técnico" que mis hermanos, estudiantes y compañeros de trabajo utilizan cada vez que se habla sobre instalación de softwares.

Aprendí a utilizar Internet hasta la edad de diecisiete años, hasta que empecé a trabajar tuve en casa computadora con acceso a Internet y antes de eso debo admitir que mis conocimientos computacionales han rozado la completa nulidad.

Todavía no sé cómo instalar softwares, me "quiebro" (casi literalmente) la cabeza tratando de "quemar" un DVD y, en resumidas cuentas, soy una analfabeta digital que en ciertas cosas es como una chiquilla que ya habla y da sus primeros pasos, pero que en otros aspectos (tecnológicamente) hablando, apenas soy una bebé que ni siquiera gatea.
Tomando en cuenta mi actual estado de "analfabetismo" mencionado anteriormente, debo decir que me "revienta" cuando solicito asesoría en aspectos tecnológicos a mis hermanos. Generalmente me dan respuestas muy atinadas y bien intencionadas, pero repletas de lenguaje técnico sobre aspectos de los que no tengo la más mínima idea.
Por más que intento insinuarlo, no se dan cuenta de que no les entiendo ni jota y que necesito que me expliquen hasta lo más mínimo y, en la mayoría de los casos, que me ayuden con la parte práctica del asunto, esto es, que me ayuden a instalar el software que necesito o que me ayuden a "quemar" el DVD. La verdad es que cuando uno es un completo ignorante en ciertas temáticas necesita de que se le explique paso por paso, y casi se le enseñe "llevándole de la manita".

Sé que cada día que pase aprenderé más y más a utilizar mi computadora y todos los aspectos relacionada con ella. Hace más de un año me topé con una gran cantidad de dificultades en este aspecto, y fue entonces que me planteé (a modo de reto) abrir y mantener un blog, lo cual consideré me permitiré desarrollar más competencias digitales.
Lo que en un tiempo me pareció dificílisimo y hasta un tanto abrumador, ahora me parece de lo más sencillo y creánme que se ha convertido en una actividad tremendamente lúdica y hasta de "saneamiento" emocional.

Estoy segura que así como aprendí a hacer un blog (bastante sencillito, eso sí) con el tiempo adquiriré más y más destrezas digitales. Mientras tanto lo que tengo que hacer es tener paciencia, probablemente recurrir a tutoriales y no permitir que los sesos se me "achicharren" y el corazón casi se me reviente cada vez que solicito información para usar mi computadora. Me calmaré y pensaré que para todo siempre hay un inicio, y que generalmente este no tiene porqué ser fácil.