miércoles, 1 de mayo de 2013

Leo que leo, leo que leo...

Este es día de confesiones: ¡Admito que tengo meses de estar leyendo puros libros light! Al tener kindle, eso es lo que sucede: metes al maravilloso aparatito todos los libros gratuitos que puedas descargar (no importa si su calidad es buena o no) y te atreves a descargar libros que no te atreverías a comprar de manera impresa, por dos de las siguientes razones: 1. Te daría pena que te vieran leyendo o comprando algo así y, 2. te daría lástima invertir tanto dinero en un libro cuya calidad es dudable y que al fin y al cabo no sabes si realmente te va a gustar o quieres tener en tu biblioteca.

Les cuento que, precisamente ahorita, estoy leyendo un libro bastante comercial que desde hace bastante ansiaba tener en mis manos: "El diablo viste de Prada". La verdad, el libro me gusta (la trama es interesante, hay varios guiños publicitarios a reconocidas marcas de moda, etc.), pero siento que me estoy con ganas (y que ha llegado el momento) de que me vuelva a zambullir en un libro menos glamurosos y más realistas.

Por tanto, dos de mis posibles opciones para leer proximamente son las siguientes:

 
Sinópsis:
 
"Todo el mundo tiene derecho a su memoria. Cada individuo la ejerce libremente, legitimado por la experiencia de las horas vividas, de los momentos pasados, del tiempo que se consume y que para uno mismo siempre son historia. En esta ocasión el cineasta Antonio Isasi-Isasmendi ha creído que era bueno manifestar la suya propia, ahora que su oficio de hacer películas queda lejos, ahora que está sentado frente al mar de Ibiza en compañía de su perro, aunque sólo sea para convertir la nostalgia en melancolía, la imaginación del pasado en la belleza de un tiempo que regresa y que dibuja tímidas sonrisas".
 
El presente de aquellos días grises de la guerra que habitan entre sus recuerdos y que se proyectan sobre las olas. Y junto a sus hermosas palabras, llenas de emoción y experiencia, rememoramos en su compañía los pequeños avatares que constituyen el tejido de la vida y que alcanzan toda su profundidad en la escalera de casa, en la esquina del barrio, en el rostro de los vecinos, en la ropa íntima femenina colgada en los tendederos del patio o en los juegos eróticos con una niña en el rellano.
 
Todas las cosas grandes están hechas de cosas pequeñas. Mediante esta urdimbre cotidiana de sensaciones primarias Antonio Isasi-Isasmendi atraviesa la Guerra Civil y la guerra europea, involucradas en la propia pubertad sin saber si era más importante el desembarco de Normandía que la primera caricia femenina aceptada con todo el sabor del pecado.
 
Los días grises reconstruye unos años de lucha desde la mirada de un hombre que entonces experimentaba como niño la pérdida de la inocencia.
 
«Los días grises en Barcelona desde 1936 hasta 1945, donde Antonio Isasi pasó la niñez, es una memoria histórica. Después de tantas calamidades, un placer».
 

Sinópsis:
«Mi vida con Lady Astor fue un desafío constante, un conflicto continuo que disfrutamos con intensidad a pesar de que nos hicimos daño en algunas ocasiones. Aunque nos separaban la posición y el dinero teníamos una personalidad similar y puedo decir que entre nosotras existía un profundo respeto. Este libro es el relato de mis experiencias como doncella de una de las aristócratas más influyentes de Inglaterra, la crónica íntima y personal de una época en la que los de arriba y los de abajo luchaban por sobrevivir e ir superando los obstáculos en un mundo de luces y sombras, en una sociedad de clases que marcaba tu destino».

Rosina Harrison, doncella de Lady Astor durante treinta y cinco años, recrea con un estilo íntimo y sentimental en La doncella de Lady Astor la realidad de una época marcada por la diferencia de clases y una vida dedicada a servir a una señora que acabó por definir los senderos de su propia vida.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El primer libro todavía no lo he podido conseguir, pero el segundo ya está en mi Kindle, así que cuando termine "El Diablo viste de Prada!, ¡a leer la doncella de Lady Astor!