viernes, 30 de diciembre de 2011

Hay corazones...

El amor romántico adopta múltiples formas. Lo sé porque lo he visto. El amor de algunos crece y se fortalece con el tiempo y el de otros se extingue con el paso de los años. Hay quienes aman intensamente, hasta que duele, y otros que apenas aman (si es que eso es posible). Algunos confunden el sexo con el amor y, para otros, el sexo se practica cuando se encuentra al amor.


Están los amores de la niñez, de la adolescencia, de la adultez y de la vejez. Están los apacibles, los amores que son como aguas tranquilas y diáfanas. También existen los que son como marismas, como olas que lo destruyen todo. Y es que hay amores que destruyen y otros, que construyen. También hay amores fugaces y amores que duran años; enamoramientos lentos, y otros, veloces. Hay amor razonado, pasional e interesado.


Amor del bueno, y amor del malo. Amor que respeta y amor abusivo. Amor que soporta la distancia y que envejece en el recuerdo. Amor por conveniencia. Amor del tipo "te he elegido porque no tengo opción". Amor del tipo "te eligo porque no quiero quedarme solo/a". Existen diferentes tipos de amor. Algunos de esos tipos, incluso no deberían ser categorizados como tales.

Hay una canción que explica algo relacionado con este tema. La canción es "Corazones" con Miguel Bosé y Ana Torroja: