martes, 5 de agosto de 2014

No me lo esperaba...¡pero me gustó!

No soy de esas persona a las que les encanta ver películas de terror. Que reserva un sábado por la noche para "apechugarse" frente al televisor y someterse, voluntariamente, a una sesión de pavor que los dejará con ganas de no levantarse por la noche en medio de la oscuridad, por miedo a que algo los aceche. Nunca he visto "El Exorcista", ni siquiera "Chuky" (por cierto, ¿así se escribe el nombre del famoso muñeco diabólico?). Bien, como les seguía comentando, no me gustan las películas de terror.

Eso sí, he visto algunas de suspenso psicológico, de esas que también te dan cierto miedistillo pero que jamás mencionan al Diablo. También he visto algunas películas basadas en libros de Stephen King (hasta el momento,  de este autor solo he leído "La Tienda"), he visto "Home Movie" (una película extrañísima, que utiliza recursos un tanto parecidos a los de "La bruja de Blair") y la película nórdica "La cinta blanca", pero nunca, nunca, nunca he visto una película catalogada como de terror duro.

Les cuento que como estoy de vacaciones, hace poco fui con mi familia a comprar DVD´s. Como me encantan las películas extranjeras y las clásicas, decidí probar suerte comprando la famosa película "El bebé de Rosmery". Hoy por la mañana la vi, y la verdad es que (aunque no provoca ese terror que acongoja y que lo hace ver a uno por encima del hombro) te da cierto miedillo, el argumento te atrapa y, además, presenta una historia interesante.

 
Algo que me llama la atención de esta película es como se manifiestan los roles de género de la época, así como las condiciones de dependencia en que vivían muchas mujeres, con respecto a sus parejas. Sí, sí, ya sé que la película es de terror (si es que se le puede llamar así, porque mucho miedo, que digamos, no provoca) y que no es una película propagandística anti-feminista. Lo que pasa es que al ver la película me puse a pensar que hubiera hecho una mujer de este siglo, en las condiciones de la pobre Rosmery: una mujer de esta época, que hubiera trabajado fuera de casa y que contara con su propio dinero, al darse cuenta de que su esposo ha hecho un pacto para que el bebé que espera sea entregado al Diablo y que, al mismo tiempo, permite que con el cuerpo y la vida de su esposa se haga cualquier cosa, sin falta cambia inmediatamente de médico (deja de visitar al médico que los miembros de la secta la han mandado) y manda al carajo (por no decir, "al demonio") a semejante "pedazo" de esposo.
Sí, otra Rosmery los "manda al carajo" a todos, o...toma medidas más serias
 
Una Rosmery independiente, económicamente hablando, probablemente hubiera hecho eso. Pero, bueno, la cuestión es que la Rosmery de aquella época sufre lo indecible y, al final, debo decir que el panorama no es muy halagadora, ni para ella ni para la criatura (que de hecho es eso: una "criatura"). Quienes ya vieron esta película ya saben a qué me refiero, y para quienes todavía no la han visto pero se han quedado "picados" no les daré el spoiler. Lo que sí les puedo decir es que vale la pena ver esta joya muestra del cine clásico.
 
Y como toda peliculilla de terror que se precie cosecha una larga lista de mitos urbanos, acá los dejo con algunos de los más mencionados con respecto a "El bebé de Rosmery" (toda la información ha sido obtenida de la sapientísima Wikipedia):
1. Algunas de las escenas de la película iban a realizarse dentro del edificio Dakota, donde años antes había vivido el genio del cine de terror, el actor Boris Karloff. Este edificio siempre fue considerado maldito y por eso fue recomendado a Polanski para lograr un clima satánico en su rodaje. También hay que recordar que junto a las puertas del edificio fue asesinado John Lennon.
2. Otro de los personajes polémicos que habitó en el edificio Dakota fue Edward Alexander Crowley, conocido como Aleister Crowley: brujo negro, profeta, etc., famoso por los ritos desenfrenados que supuestamente llevó a cabo (especialmente durante su estancia en la proscrita finca que él mismo bautizó como Abadía de Thelema, en Cefalú) y por su polémica contribución al ocultismo del siglo XX. Un personaje cuyo rostro a su vez figura en la portada del disco de los Beatles Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band.
3. También se ha hablado de la similitud de la película con el asesinato de la esposa de Polanski (Sharon Tate) a manos de la familia liderada por Charles Manson.