martes, 25 de junio de 2013

Bilbo...


Bilbito, mi gordo querido, mi conejito adorado está hospitalizado. Si el amor, solamente el amor, pudiera sanar, Bilbito sin duda ya estaría sano. Porque aquí todos lo amamos; es parte de la familia, es el niño de la casa. Lastimosamente, como en muchas situaciones, el amor no es suficiente. Bilbito, estaremos contigo y haremos lo necesario porque estés bien.