sábado, 13 de agosto de 2011

My new list: Películas que me encantaron

1. "Avatar": Por mucho tiempo me resistí al encanto de esta producción hollywoodense, simplemente por el hecho de que me parecía una película demasiado "comercial". Realmente, no creí posible que una película que ganara tanto dinero en taquilla fuera realmente buena, así que postergué el verla hasta hace unos cuantos meses, cuando uno de mis familiares compró el DVD. Ahora que ya disfruté este filme hollywoodense, puedo decir que mis prejuicios eran infundados. La temática ecologista ganó mi corazón por completo; la animación es excelente, sumamente vívida, con profundidad de campo y dimensión y la historia, simplemente sobrecogedora. "Avatar" es una excelente metáfora sobre la condición humana, la depredación, la colonización y conquista. Veánla.




2. "Inside Job", un documental narrado por Matt Damon en el que se relata el origen y las consecuencias de la crisis económica que se originó en el 2008 en Estados Unidos y que repercutió en la económica global, acarreando catastróficas consecuencias. Con un estilo ágil, sencillo (hasta un desconocedor de términos económicos, disfrutará y entenderá esta cinta) se nos explican cuáles fueron los errores financieros y bancarios que se cometieron previos a la crisis y, además, se nos presenta a los principales culpables. Este documental ha sido presentado, entre otros, en el festival de Cannes.


3. "La ola": Dramática película alemana que remueve el eterno temor del nazismo (pero no se preocupen, esta no es una película pro nazi). El argumento de la cinta gira en torno a un profesor de secundaria carismático y poco ortodoxo que, para enseñar a sus indiferentes alumnos sobre los tipos de gobierno y regimenes, los invita a crear una organización sociopolítica que posea las características del totalitarismo. Pero la creación de esta organización debe ser lo más real posible: Tener miembros reales, un eslogan, un conjunto de principios que cohesionen los esfuerzos de los miembros, debe tener líderes y seguidores y establecer una serie de actividades que se llevarán a cabo.






Los jóvenes, que en un principio se mostraron ápaticos ante la idea, (y que incluso expresaron en clases que creían imposible que en Alemania o en otro país del mundo volviera a establecer un régimen totalitarista como el nacionalsocialismo), poco a poco se entusiasman con el proyecto y crean una especie de "partido político" que aglutina a todo el grupo de clase y al que nombran como "La ola".

Pronto, todos los chicos de "La Ola" empiezan a tener un mejor desempeño académico, la disciplina reina en el salón, se borran las barreras sociales y se elimina la discriminación ya que todos están hermanados por una misma causa común...sin embargo, rápidamente empiezan a surgir los problemas: Los chicos se unen para cometer actos vandálicos, se creen mejores que el resto de los jóvenes de la escuela, repudian a aquellos que no pertenecen a "La Ola" o que no visten el uniforme que ellos mismos se han impuesto y son capaces de llegar hasta la violencia con tal de hacer valer los principios del grupo.



La mayoría de estos jóvenes se sienten perdidos y sin rumbo como parte de su sociedad, aislados por los adultos e indecisos ante lo que les espera el futuro, por lo que la pertenencia a "La Ola" les permite adquirir confianza y reforzar su identidad.


Los chicos se convierten en una masa, en una "ola" irracional, cuya autoestima y valía se confirma en relación con la valía del grupo y que confirma de que no se debe creer que los regimenes totalitarios no podrán jamás existir, ya que para que resurjan solo basta con que se presenten las condiciones necesarias para ello.


Esta es una excelente película que nos hace reflexionar muchísimo sobre qué fue lo que sucedió en la Alemania nazi y en otros países del mundo en que, individuos comunes y corrientes y excelentes ciudadanos, llegaron a abrazar ideologías que engendraron daño y destrucción.


Algo interesantísimo de esta película es que está basada en los hechos reales que propiciaron la novela "La tercera ola", basada en un experimento llevado a cabo en una escuela de Palo Alto, Estados Unidos, en la que un docente incitó a sus estudiantes (con fines educativos) a crear una organización totalitarista. Al final, el movimiento se escapó de las manos del profesor, razón por la cual no volvió a ser puesto en práctica. A continuación los invito a que lean el resumen del libro "La tercera ola" y de la experiencia que lo originó, tal y como lo presenta la "sapientísima" Wikipedia:


La Tercera Ola fue un experimento para demostrar que incluso las sociedades libres y abiertas no son inmunes al atractivo de ideologias autoritarias y dictatoriales, realizado por el profesor de historia Ron Jones en el marco de su estudio sobre la Alemania nazi con alumnos de secundaria. Convenció a sus estudiantes de que el movimiento eliminaría la democracia. El hecho de que la democracia enfatiza el individualismo fue considerado como un defecto de la democracia, y Jones hizo hincapié en ello a través de su lema : "Fuerza mediante la disciplina, fuerza mediante la comunidad, fuerza a través de la acción, fuerza a través del orgullo".

El experimento se llevó a cabo en el Cubberley High School, un colegio de Palo Alto, California, durante la primera semana de abril de 1967. Jones, al no poder explicar a sus alumnos por qué los ciudadanos alemanes (especialmente los no judíos) permitieron que el Partido Nazi exterminara a millones de judíos y otros llamados "indeseables", decidió mostrárselo. Jones escribe que comenzó con cosas simples, como la disciplina en el salón de clases, y que logró convertir a su clase de historia en un grupo con un gran sentido de propósito.

Jones llamó al movimiento "La Tercera Ola", debido a la noción popular de que la tercera de una serie de olas en el mar es siempre la más fuerte.


Jones escribe que empezó el primer día del experimento (Lunes 3 de abril de 1967) con cosas simples, como sentarse apropiadamente, insistiendo hasta que los alumnos fueran capaces de entrar al aula y sentarse correctamente en menos de 30 segundos sin hacer ruido. Luego procedió a ejercer más estrictamente la disciplina, tomando un rol mas autoritario, lo cual resultó en una drástica mejora del rendimiento de los alumnos.

Jones finalizó la primera lección con algunas reglas, aún pensando en que sería tan solo un experimento de un solo día. Los alumnos debían estar sentados y atentos hasta la segunda campana, y tenían que levantarse para hacer preguntas, las cuales debían estar formuladas en tres palabras o menos, siempre empezando con las palabras “Sr. Jones”.

Para el segundo día había logrado hacer de su clase de historia, un grupo con un profundo sentido de disciplina y comunitario. Jones nombró al movimiento “La Tercera Ola" e inventó un saludo similar al del nazismo, y ordenó a los alumnos a saludarse así, incluso fuera de clase. Todos los alumnos obedecieron la orden.

El experimento tomó vida propia, con alumnos de toda la escuela uniéndose a él: el tercer día la clase había pasado de 30 a 43 alumnos. Todos ellos mostraron mejoras académicas, y una gran motivación. Todos obtuvieron una tarjeta de miembros, y les fueron asignadas tareas (como diseñar un logo de La Tercera Ola, no permitir que entrase al aula ningún alumno no perteneciente al movimiento, etc). Jones le enseñó a sus alumnos como iniciar a nuevos miembros, y para el final del día, ya contaba más de 200 miembros. Jones se vio sorprendido de que alguno de los miembros le reportasen si alguno de los otros no cumplían las reglas del movimiento.

El jueves, cuarto día del experimento, Jones decidió terminar con el movimiento, pues este se estaba yendo de control, los alumnos se estaban involucrando demasiado, y su disciplina y lealtad para el movimiento era notable. Anunció a los alumnos que La Tercera Ola formaba parte de un movimiento a nivel nacional, y que al día siguiente, un candidato presidencial del movimiento anunciaría públicamente la existencia del mismo. Jones ordenó que asistieran al día siguiente a una reunión para presenciar el anunciamiento.

Pero no hubo anunciamiento alguno. Jones les dijo que habían sido parte de un experimento sobre el fascismo, y que todos voluntariamente se habían creado un sentido de superioridad, similar al de la población nazi. Luego pasó una película sobre el nazismo. Fue el fin del experimento.


A pesar de las implicaciones evidentes que este estudio ofrece sobre la maleabilidad mental del ser humano, tiene particular interés tanto para los psicólogos que pudieran desear comprenderlo y prevenirlo, como para aspirantes a dictadores que pudiesen intentar recrearlo, poco se ha hecho conocido sobre el asunto.

Todd Strasser, con el pseudónimo Morton Rhue, escribió una novela sobre el tema (titulada La Ola), que luego fue adaptada al cine (Dennis Gansel, 2008).