martes, 9 de agosto de 2011

#5 Lo más maravilloso: El día de pago





El día de pago es maravilloso: Tal vez no recibas muchos billetes, pero ese día te sientes millonario. La vida se muestra azul y perfecta; el trabajo engorroso y díficil por fin cobra sentido y todas las dificultades que afrontamos en el trabajo ahora nos parecen cosa del pasado.


El día de pago es perfecto. Es maravilloso. Lástima que solo hay uno o dos al mes.