viernes, 25 de noviembre de 2011

Miguel Littin

Me gusta el compromiso social. La realidad y la justicia. Los héroes que emergen del pueblo, de la gente común; las causas que todos creen perdidas y las historias de grandes hazañas en medio de la adversidad.



Me siento cercana a estas historias, a estas situaciones, a estas circunstancias. Y quizás porque estoy muy consciente del pasado martirial que todavía sangra a mi país, es que me proclamo a favor de conocer la historia olvidada y no oficial, así como de la reivindicación de aquellos que lucharon por lo que consideraron justo.

Precisamente acabo de terminar de leer el libro "La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile", libro que nos sumerge en los eventos, personas y riesgos tras la realización de la película que el chileno Miguel Littín dirigió y produjo entrando clandestinamente a su país, con una identidad falsa, la apariencia personal cambiada y una red de contactos que le permitieron retratar al Chile que todavía sufría los estragos de la dictadura.

Como parte de un listado de chilenos exiliados a quienes no se les permitía el ingreso en su país, Miguel Littín afrontó muchísimos riesgos y recibió la solidaridad de muchísimos colaboradores.


Este es un libro para recordar lo que un ser humano es capaz de hacer por dar a conocer la verdad, además de que es un recordatorio de que a pesar de todo lo que se haga, siempre habrá quienes rescatan la maltracheada y vapuleada historia no oficial. Esa historia que emerge en las canciones populares, en la memoria de quienes recuerdan a sus muertos y desaparecidos, de los que llevan el estigma de las torturas en sus almas y de aquellos que, aunque no vivieron dichos hechos y ni siquiera los presenciaron, aprecian y dignifican esta historia y a sus protagonistas, a veces olvidados.





Libro "La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile"







Miguel Littín