jueves, 6 de octubre de 2011

"Friki"...pero divertido

Algunos artículos de la tienda "UniversOriginal":


Set de vasos desechables "Narices Salvajes" (perfectos, desde mi punto de vista, para una fiesta infantil cuya temática sea la selva).



Mesa organizadora para condimentos. Ideal para una fiesta campestre o una barbacoa con los amigos.



Para aquellos que en otra vida fueron samuráis: Un mini paraguas con forma de katana.





¿Es una bolsa con dinero o con ropa sucia? Ideal para despistar a algunos, divertirse un rato y, por lo menos en mi país, garantizar el no llegar vivo hasta la lavandería (más de algún ladrón ingenuo sería capaz de matarme por una bolsa en la que se supone hay dinero).










Portalapices en forma de sacapunta







En los momentos de tedio y en las clases aburridas, a veces solemos utilizar los lápices como baquetas. Para aquellos que quieren convertir su afición en una actividad un poco más profesional, aquí tienen unos "lápices-baquetas".







Te enfermaste, tu bebé se enfermó, tu mascota se enfermó, se te olvidó pagar los recibos, la casa, se te arruinó la compu o el carro...En esos casos de emergencia, quiebra el vidrio, saca las monedas y, si no te alcanza para pagar la deuda, implora a tu amigo más cercano o a tu familia por un poco de dinero.







Quiero uno de estos para mi pequeña biblioteca personal





Porque las llaves no se esconden debajo de la alfombra o la maceta.





Libreta con forma de camiseta polo




Memoria USB.






Para algunos, lamentablemente la cerveza es como la gasolina: Es la que les permite "encender motores" el lunes, darse un "break" el viernes y sentirse feliz porque pasó una semana más, soportar las penas más difíciles y las más rídiculas, reafirmar su hombría frente a los "cheros", ser desinhibido, conseguir pareja...El alcohol, definitivamente, es el "combustible" para muchos, para quienes se ha diseñado este original dispensador.






Esponja para el baño










¿Te imaginas a un bebé con un chupete así? No es muy favorecedor para el bebé, pero para quienes lo ven sí, ya que estoy segurísima que arrancaría las carcajadas de más de alguno.









¡Pobre bebés! Esto otro chupete de igual manera, me parece que hubiera sido concebido para que el niño se acostumbre, desde muy chico, a hacer el rídiculo en público.