martes, 14 de octubre de 2014

Mi experiencia con el ejercicio...y ocho consejos para acelerar el metabolismo



Tengo ya casi diez meses de hacer ejercicio de manera constante. Empecé con corridas matutinas, pero al poco tiempo las dejé porque no soportaba el impacto en las articulaciones y en la cadera. Así que empecé a hacer bicicleta estacionaria, en casa. Al principio, solo hacía unos quince minutos y tomaba pausas. Después hacía veinte, treinta...ahora hago cuarenta minutos, sin pausa. También he empezado a hacer 100 sentadillas diarias, y algunos ejercicios con mancuernas. No voy a decir que soy 100% disciplinada. Por ejemplo, ahorita tengo tres días de no hacer ejercicio (pero dentro de un ratito volveré a mi rutina habitual).

La verdad es que los beneficios se ven y se sienten: además de reducir varias tallas, uno se siente más seguro, ágil y menos cansada. Además, aumenta la flexibilidad y el tono muscular. Si bien es cierto cumplir con una rutina de ejercicio no es nada fácil, vale la pena y, además, llega un momento en que, por muy cansado y ocupado que se esté, uno se vuelve un tanto adicto al ejercicio y hasta se siente culpable cuando no cumple a cabalidad con su rutina.

Aunque mi motivación para hacer ejercicio no era reducir tallas y bajar de peso, para muchos esa es la principal motivación, así que aprovecho para recomendarles el interesante artículo 8 formas de acelerar tu metabolismo ahora mismo, en el que encontrarán ocho útiles consejos que bien podemos combinar junto con nuestros ejercicios diarios.

Así que, ¡a estar en forma se ha dicho!