jueves, 12 de junio de 2014

¡Qué horror!

Imagina estos escenarios: vas por la calle y, ups, te das cuenta de que tienes el pantalón al revés; has pasado todo el día en la oficina con una mancha en la camisa; al verte en la vitrina de un centro comercial te das cuenta que tu cabello no está en sus mejores días...en todos estos casos, respira profundo, retoma el control y repite ese mantra: "pudo haber sido peor, pudo haber sido peor". Y es que sí, efectivamente, pudo haber sido peor. Por lo menos, no te atreviste a salir a la calle con alguno de los siguientes modelitos: