miércoles, 4 de julio de 2012

Nadie realmente feliz es escritor

Me encanta leer lo que los escritores tienen que decir. Me interesa su apasionada vocación (no exenta de dificultades y retos), sus incisivas frases, su perspectiva de la vida...Es por ello que generalmente leo el periódico "El País" (la versión digital) en busca de entrevistas interesantes realizadas a escritores consagrados y a aquellos que acaban de ingresar en el escenario literario.
De la última entrevista que leí, el siguiente fragmento que me encantó:


                                            Margaret Mazzantini, escritora italiana

“Es un sentimiento que se acerca, una vorágine, un hambre abierto. Nadie realmente feliz es escritor”, cuenta Mazzantini sobre el momento en el que vuelve a teclear. Un acto placentero –“es como volver a ver a tu enamorado”- pero también fatigoso, al menos para una mujer que es también, y sobre todo, madre de cuatro hijos: “No tengo tiempo: escribo cuando los niños están en el colegio, o durante las vacaciones. Siempre digo que para escribir hace falta fuerza física”.


De habla rápida y apasionada, la autora de Nadie se salva solo dispara ráfagas de frases sin parar. Y así durante una hora y media. Infinitamente más necesitó su padre para terminar su ópera prima. “Se pasó 40 años escribiendo el mismo libro. Acabó bromeando con que le publicarían póstumo”, cuenta la escritora. A fuerza de ver a su progenitor sobrecogido por su hazaña literaria, Mazzantini creció con la idea de que la escritura “hacía daño”. “Los libros me parecían ataúdes”, remata.


En medio está el país real, ese del que Mazzantini dice: “Italia está repleta de una humanidad fiel, leal, maravillosa”.
En ella se podría incluir a un anciano que la autora se encontró un día. El señor padecía por entonces un cáncer que no dejaba mucho espacio para la esperanza. Hoy el hombre ya ha fallecido, aunque Mazzantini recuerda sus palabras: “Me dijo que rezara por él y yo le contesté que no sabía si estaría a la altura”. El anciano respondió que sí, que aun así su ayuda sería importante. Por una simple razón: “Nadie se salva solo”.


Si quieren leer la entrevista completa, dén click en el siguiente enlace: Nadie realmente feliz es escritor"