domingo, 24 de noviembre de 2013

A lo Lisbeth Salandred...

Suelo tenerle "ñañara" a los bestsellers: ya he pecado de considerarlos frívolos y demasiado estereotipados. Sin embargo, poco a poco mi percepción ha ido cambiando gracias a que he leído excelentes bestsellers que, aunque sean "comerciales" tienen una calidad que no desmerecen y son capaces de "enganchar" al lector a partir de la primera página.

Algunos de los libros comerciales que me han impactado de manera súper positiva y que me han hecho cambiar de opinión con respecto a los bestsellers han sido los que conforman la saga de Stieg Larsson, protagonizadas por la ya icónica Lisbeth Salandred.

Fuerte emocionalmente, aunque un tanto frágil en el aspecto físico; intelectualmente dotada , aunque inexperta en cuanto a expresar sus sentimientos y emociones...Lisbeth Salandred es un nuevo tipo de heroína moderna: frágil y fuerte a la vez, cuya fortalezca reside en su capacidad analítica y genialidad intelectual, no así en el uso de armas; una heroína que surge tras su victimización; una heroína que legitima el derecho de las mujeres a la autodefensa; una heroína...en todo el sentido de la palabra.

Además de poner sobre la mesa temáticas importantísimas como el incesto, la violación sexual  y las características que adopta la violencia contra la mujer, la saga de Stieg Larsson impacta porque nos deja colgados, expectantes de principio a fin; encandila con su referencias a todo lo geek y la construcción de personajes profundamente humanos; enamora con esa narrativa tan bien construida, por las frases con que inicia cada capítulo, por ese trama tan compleja pero tan creíble.

Por todas estas razones no es de extrañar que este fenómeno literario se convirtiera en la gran revelación de los últimos años, y que su contraparte hollywoodense no se escapara de la fama que ha precedido a los libros. De repente, de un día para otro, todo el mundo habló de Stieg Larsson y de sus libros; se alabaron las películas (la versión sueca y la hollywoodense) y, además, surgió en la escena cinematográfica la actriz Rooney Mara quien, a pesar de haber hecho breves apariciones en otras películas (incluida "Facebook, la red social") no consiguió reconocimiento y fama, sino hasta que se metió en la piel de Lisbeth Salandred, para lo cual se realizó múltiples perforaciones corporales y se tiñó el cabello de negro.

Y con ese cambio de look y el reconocimiento obtenido por la película y por su trabajo como actriz, Rooney Mara también se convirtió en un icono de estilo, de ahí que apareciera en portadas de múltiples revistas e, incluso, fuera la inspiración para una colección para H & M, tal y como lo muestran las siguientes fotografías y videos: