viernes, 17 de agosto de 2012

No te metas a mi facebook...no te metas, por favor.

¡Ah,el facebook!¡Es un verdadera dimensión aparte! No faltan los depresivos que le cuentan a todo el mundo que el novio/novia los ha dejado y que pasan despotricando contra el individuo por más de un mes; también están los que presumen de cuerpazo y de una vida inmejorable (claro, solo presentan las fotos que toman cuando se van de parranda, no de cuando se la pasan trabajando como burros) y también tenemos a la noble especie de los que comentan cómo está el clima y actualizan su estado cada media hora, aunque lo único que escriban sea "aquí en mi casa viendo la tele".

Por el facebook me he dado cuenta de muchas cosas que me da gusto saber (mi prima se va de mochilera a finales de este año, me mantengo en contacto con algunos familiares, recuerdo los cumpleaños de conocidos y familiares) y me he dado cuenta de algunas cosillas que hubiera preferido no saber o saber antes para evitar que se divulgaran (por ejemplo, que la planilla de pagos del lugar en donde trabajo fue publicada en Facebook por unos estudiantes).

Por ello, para todos ustedes que alguna vez han temido que sus fotografías del facebook sean plagiadas, que se han dado cuenta de alguna infidelidad por medio de dicha red, que están hartos de sus amigos llorones y que claman por un poco de atención o si ya no soportan las benditas notificaciones que les envían cada vez que aceptan ir a algún evento...Para todos ustedes que "facebookean" los dejo con esta magnífica canción con aire retro, pero con un tema muy de este siglo: