domingo, 8 de septiembre de 2013

kootoyo

Mis padres dicen que en la época del conflicto armado en nuestro país, mucha gente se volvió una ávida coleccionista. Sobre todo, la gente se dedicó a coleccionar lápices. Sí, lápices de grafito. De diferentes colores, promocionales, de diferentes casas comerciales...era una colección sin fin, porque sin duda los lápices no son un producto escaso, raro o difícil de encontrar. Así que algunos salvadoreños ocupaban sus horas de hastío y olvidaban un poco las desgracias que ocurrían a su alrededor, por medio de volcar su entusiasmo y tiempo en el coleccionismo.

Si bien es cierto, hay muchas personas que tienen por filosofía "menos es más" y tratan de vivir de la manera más ascética posible (los libros que ya leyeron los donan o los regalan, solo tienen el mobiliario necesario, no acumulan ropa, etc.), habemos quienes tenemos tal amor por los objetos que para sentirnos realmente en casa debemos de rodearnos de ellos (es mi caso, por ejemplo. Para mí, todo casa que se precie de ser habitable debe tener una colección decente de libros).

Sin duda, se puede conocer a las personas por lo que leen, hablan, prestan atención...y coleccionan. Si usted es una de esas personas que colecciona o ha coleccionado, sin duda quedará encantado con el blog Kootoyoo
.

Y es que este blog es un detallado recorrido visual, no solo por la pasión de su autora con todo lo que tenga que ver con la tendencia handmade, sino que también es un escaparate virtual para la inusual colección de esta bloguera que, en lugar de dedicarse solo a coleccionar lápices, o zapatos, carteras, caracolas, libros, etc. colecciona todo tipo de objetos los cuales agrupa por colores y/o texturas para después fotografiarlos...y, como resultado, obtiene estas interesantes composiciones: