miércoles, 6 de febrero de 2013

Lo que más me encanta: Comer un cupcake bonito, en un día desabrido

Hay días que parecen grises e iguales a otros cientos de días por los que nuestra vida se ha ido arrastrando...pero un detalle diferente o una experiencia única pueden hacer que un día desabrido cambie completamente.

Hoy, por ejemplo, compré un delicioso (y líndisimo) cupcake que, sin duda, iluminó mi día e hizo que antes de hincarle el diente me viera obligada a tomarle estas fotografías:




¡No hay como un cupcake bonito para iluminar el día!