jueves, 5 de diciembre de 2013

Isabelbelievers...

Todo el mundo habla de Isabel Marant. El periódico El País la entrevista y la retrata como una mujer sencilla, cercana y que comenta que sus inicios en el mundo del diseño de ropa se originó en su infancia cuando trató de diferenciarse de un hermano modélico, casi perfecto. Ella, en comparación con él, parecía demasiado burda y tosca, así que utilizó la ropa para adquirir un estilo propio y distintivo.Si el periódico español no cesa de alabarla, los/as bloggers de moda, casi con unanimidad, la adoran. Yo, que apenas sé un poco sobre moda, después de escuchar tantas veces el nombre de esta diseñadora, empecé a buscar algunos ejemplos de sus famosas colecciones. Resultado de mi investigación: me uno a la legión de isabelbelievers. ¿Qué me ha encantado de una de sus últimas colecciones? La combinación vino y negro, los abrigos bien abrigadores (valga la redundancia) y, sobre todo, los guiños a la estética étnica y el uso de patrones aztecas. Las siguientes son, precisamente, las prendas que han hecho que me enamore de los diseños de Isabel Marant: